miércoles, 16 de abril de 2014

La Filosofía no es cosa de chiste

 Forges

 CinismoIlustrado.com

Klanklon.com

Poemas de Clara Janés en "Río hacia la nada", uno con matemáticas

12

También la inmovilidad es camino
por donde vagan las ideas
tanteando el espacio
para condensarse.
Desasosiego de la mirada interior
que se agudiza
a medida que oscurece
y uno a uno dobla los sentidos
para que el sueño
arroje los dados en el tablero.
Y ya se desplazan por su superficie
pérdidas y destierros,
me despojan de mis casas, mis rebaños,
mis amigos, mis esposos y alimentos…
Y vago toda la noche,
en cabello, por la estepa..
¿Por qué, pregunto,
si en quietud estoy,
ese incesante movimiento?
Es el astro 
que se lleva los pasos por las horas
hasta su desnudo,
por encima del giro
y más allá de las sombras.


15

La mano que indica detente
invita a la pausa
previa al amanecer.

¡Regresa al silencio inicial
carente de lazos!

En el mar de la noche
las cosas
no se han diferenciado
todavía,

y así huyen al alba las palabras,
ante el aura virginal
que se insinúa,
por no establecer 
una engañosa distancia.

Regresa al silencio,
no preguntes por la posibilidad,

que no hay gotas en el mar,
no hay gotas,
sino sólo mar.

martes, 15 de abril de 2014

"Máximas, sentencias y aforismo" de Séneca. Eneida, 2009 (1)

No es muy grande el ánimo a quien deleitan cosas terrenas.

Con facilidad se adquiere lo preciso para la vida.

Necesaria es la experiencia para saber cualquier cosa.

El valor es siempre ambicioso de peligros.

Argumento es de ser casta el ser fea.

Prueba es de virtud el desagradar a los malvados.

Demasiado pronto muere el hombre para llegar a conocer las cosas inmortales.

Industria es la aparente simpleza.

Ajeno es todo lo que nos viene en deseo.

El que siempre busca grandezas, alguna vez las encuentra.

Para bien obrar, el que da debe olvidarlo luego y el que recibe, nunca.

Un amor apaga otro amor, y un temor otro temor.

Aunque amor sea virtud, algunas veces perjudica.

Amor por nuestra voluntad se toma, mas no por voluntad nuestra se deja.

La llaga de amor, quien la sana, la hace.

Recibe beneficio el que lo hace al que lo merece.

El beneficio que a todos se hace, a ninguno se hace.

Siempre el esperar, aunque sea el bien, da cuidado.

Desdichado es el que por tal se tiene.

La inconstancia acorta los días de nuestra vida.

Chistes de Máximo de sus últimos años en EL PAÍS




lunes, 14 de abril de 2014

Selección de versos de Jorge Riechman (1)

Permíteme que diga que Jorge Riechman es licenciado en matemáticas, y si lo digo es porque no se le nota. Va.

La más profunda noche    
Entonces me buscaste        

para asestarme un puñetazo helado        
para ofrecerme lucidez y miseria        
para engañarme con la verdad        
para cumplir metamorfosis mortales        
para explorar las trampas del deseo        
para enseñarme el desprecio        
para romper lo irremplazable        
para engendrar vacío en el vacío        
para amarme quizá y que yo te amase        

Con estas palabras hago duda de ti        
borro el perfil exacto de tu rostro        
insoportablemente vivo hoy        

doloroso ángel        
inalcanzable en mí bajo mi cuerpo.


Borradores hacia una fidelidad. Una docena para René Char

1

Porque la madre no pudo        
hacerlo, hemos tenido        
que devorar nosotros        
nuestra propia placenta.        

Por ausencia y por luto        
somos fuertes.

3

Para hablar y callar        
con la resonancia justa,        
desciende a un pozo.        
Arrópate en el frío solamente.        
Haz amistad con designios        
que los demás despojan.        
Haz conjuros infalibles        
y no fíes en ellos.        
Apiádate del sueño talado.        

El amor        
no ha de quedar al margen de estas tareas previas.        
No concluyas.

Antonio Buero Vallejo, "La doble cara del doctor Valmy"

viernes, 11 de abril de 2014

Enrique Jardiel Poncela, "Máximas mínimas y otros aforismos" (4)

Máximas mínimas: 535 aforismos sobre temas que, por no ser de actualidad, están siempre de actualidad

DE LA FELICIDAD

180. Ser feliz es no cambiar.


DE LA SINCERIDAD

186. La sinceridad la inventó uno que quería amargarle la vida al prójimo.


DE LA MUJER SENSUAL Y LA COQUETA

197. La coqueta es alegre y risueña, y solo se pone seria, al llegar el momento de la entrega, para negarse; la sensual es seria y melancólica, y solo sonríe, al llegar el momento de la entrega, para consentir.

198. La sensual elige hombre; la coqueta reúne varios alrededor.

199. La sensual es mujer; la coqueta es espectáculo.


DE LA INTELIGENCIA

200. La inteligencia es el peor castigo que puede afligir al ser humano.

201. La inteligencia no existiría si toda la Humanidad fuera inteligente.

204. La sola inteligencia posible es la de disimular la inteligencia.

205. La inteligencia resulta siempre inútil, singularmente para aquellas cuestiones en las que es absolutamente necesaria.

206. El inteligente es el único ser capaz de encontrarse a sí mismo; pero, cuando consigue encontrarse a sí mismo, se encuentra solo.

208. De lejos todo parece más pequeño, a excepción del hombre inteligente, que de lejos parece mayor.


DEL UNIVERSO Y LA NATURALEZA

211. El Universo, como los delineantes, vive sujeto a ciertas reglas.

212. La Luna está siempre tan pálida porque hace exclusivamente vida de noche.

213. Todo el mundo hace caso de los barómetros menos el tiempo.

214. La Naturaleza se encarga de envilecer las cosas que más idealizan los poetas.

217. Ni con el agua del Diluvio, ni con toda el agua que ha caído desde entonces, se ha podido limpiar el mundo; no se ha logrado más que armar barro.

218. La Naturaleza carece de imaginación.

jueves, 10 de abril de 2014

Chistes de Máximo de sus últimos años en EL PAÍS




Recorrido por "Sombra del Paraíso" de Vicente Aleixandre. Hoy "No basta". Y fin

NO BASTA

Pero no basta, no, no basta
la luz del sol, ni su cálido aliento.
No basta el misterio oscuro de una mirada.
Apenas bastó un día el rumoroso fuego de los bosques.
Supe del mar. Pero tampoco basta.

En medio de la vida, al filo de las mismas estrellas,
mordientes, siempre dulces en sus bordes inquietos,
sentí iluminarse mi frente.
No era tristeza, no. Triste es el mundo;
pero la inmensa alegría invasora del universo
reinó también en los pálidos días.
No era tristeza. Un mensaje remoto
de una invisible luz modulaba unos labios
aéreamente, sobre pálidas ondas,
ondas de un mar intangible a mis manos.

Una nube con peso, nube cargada acaso de pensamiento estelar,
se detenía sobre las aguas, pasajera en la tierra,
quizá envío celeste de universos lejanos
que un momento detiene su paso por el éter.
Yo vi dibujarse una frente,
frente divina: hendida de una arruga luminosa,
atravesó un instante preñada de un pensamiento sombrío.
Vi por ella cruzar un relámpago morado, vi unos ojos
cargados de infinita pesadumbre brillar,
y vi a la nube alejarse, densa, oscura, cerrada,
silenciosa, hacia el meditabundo ocaso sin barreras.

El cielo alto quedó como vacío.
Mi grito resonó en la oquedad sin bóveda
y se perdió, como mi pensamiento que voló deshaciéndose,
como un llanto hacia arriba, al vacío desolador, al hueco.

Sobre la tierra mi bulto cayó. Los cielos eran
solo conciencia mía, soledad absoluta.
Un vacío de Dios sentí sobre mi carne,
y sin mirar arriba, nunca, nunca, hundí mi frente en la arena
y besé solo a la tierra, a la oscura, sola,
desesperada tierra que me acogía.

Así sollocé sobre el mundo.
¿Qué luz lívida, qué espectral vacío velador,
qué ausencia de Dios sobre mi cabeza derribada
vigilaba sin límites mi cuerpo convulso?
¡Oh madre, madre, solo en tus brazos siento
mi miseria! Solo en tu seno martirizado por mi llanto
rindo mi bulto, solo en ti me deshago.

Estos límites que me oprimen,
esta arcilla que de la mar naciera,
que aquí quedó en tus playas,
hija tuya, obra tuya, luz tuya,
extinguida te pide su confusión gloriosa,
te pide solo a ti, madre inviolada,
madre mía de tinieblas calientes,
seno solo donde el vacío reina,
mi amor, mi amor, hecho ya tú, hecho tú solo.

Todavía quisiera, madre,
con mi cabeza apoyada en tu regazo,
volver mi frente hacia el cielo
y mirar hacia arriba, hacia la luz, hacia la luz pura,
y sintiendo tu calor, echado dulcemente sobre tu falda,
contemplar el azul, la esperanza risueña,
la promesa de Dios, la presentida frente amorosa.
¡Qué bien desde ti, sobre tu caliente carne robusta,
mirar las ondas puras de la divinidad bienhechora!
¡Ver la luz amanecer por oriente, y entre la aborrascada nube preñada
contemplar un instante la purísima frente divina destellar,
y esos inmensos ojos bienhechores
donde el mundo alzado quiere entero copiarse
y mecerse en un vaivén de mar, de estelar mar entero,
compendiador de estrellas, de luceros, de soles,
mientras suena la música universal, hecha ya frente pura,
radioso amor, luz bella, felicidad sin bordes!
Así, madre querida,
tú puedes saber bien -lo sabes, siento tu beso secreto de sabiduría-
que el mar no baste, que no basten los bosques,
que una mirada oscura llena de humano misterio,
no baste; que no baste, madre, el amor,
como no baste el mundo.
Madre, madre, sobre tu seno hermoso
echado tiernamente, déjame así decirte
mi secreto; mira mi lágrima
besarte; madre que todavía me sustentas,
madre cuya profunda sabiduría me sostiene ofrecido.

miércoles, 9 de abril de 2014

Dos chistes con matemáticas, el primero de LogosMerlínElMago.blogspot.com.es, el segundo no sé de quién



Poemas de Clara Janés en "Río hacia la nada", uno con matemáticas

8

Con el cráneo rasurado
y envuelto en blanco lienzo,
lentamente vierte el sándalo
e invoca elevación.
El que parte,
parte en dos el azogue del día.
Plurales son las aves en vuelo,
las flores de los caminos
y los silencios
que pronuncian las horas y,
en desbandada, cruzan
la línea transitiva.
El caballo
que encierra en sí la aurora,
las estrellas, los montes
y los árboles
relincha entre aire y fuego.
Y todo reverbera
en espejismo.
Y se abre el eco
a la resonancia inicial
desde el lecho de río.


10

El agua es agua
y luz sin límite;
y es agua y luz y palabra;
palabra que se abre
en pétalos de nada
y cada uno
en una ola blanca
que tira hacia
la orilla
y vuelve
y se deshace
y deshace
la memoria material
en la espiral inversa
del amor
de antes del amor,
trama de tierra,
árboles, astros,
que poblaron
un día
el corazón.