sábado, 31 de octubre de 2009

Palabras Trashumantes: Óscar Pirot

Luciérnaga de sangre

La tierra evapora
su vientre de obsidiana
coagula el tiempo en un grano de luz

Bajo las piedras
un silencio de agua
deletrea la grieta
primitiva de la carne
enjuaga la dorada
ceniza de la piel

El sol desvanece su plumajoe
manchando la herida
transparente del viento

De las entrañas de la muerte
brota un insecto de sangre luminosa
luciérnaga que anuncia
el germen de los hombres

-un gato montés y un coyote
danzan sobre el maizal
una cotorra y un cuervo
desprenden flores de sus plumas

1 comentario:

Oscar Pirot dijo...

Mi estimado J. Malia, comienzo este 2010 agradeciéndote el espacio que brindas en tu blog a mi poesía. Te veo pronto por Lavapiés, con inmenso afecto, o. pirot