viernes, 6 de agosto de 2010

Dos poemas del Ricardo Fernández Moyano

INSPIRACIÓN

Tampoco hoy hay luz.
Se sienta incansable
al borde de una idea,
y su mente se pierde
navegando diáfanas sombras.
Quisiera encontrar esa palabra
que resuma
la fragancia de un momento
y sus ojos sólo encuentran
espesura.
Así permanece en la espera
y cuando algún ángel remoto
roce su rostro
con ágiles alas,
estallará frenética en la noche
la pálida luz de sus versos.

NADA ES INÚTIL

La ciudad estaba sola,
la lluvia había dejado un olor triste
en los tejados
y la noche,
sembrada de semáforos,
invadía las aceras de un dolor
cada vez más gris.
Caminamos unos pasos silenciosos,
infinitos,
hasta que una luz cegadora
despertó nuestro letargo
y comprendimos
que toda la vida no es invierno,
ni toda angustia es inevitable.

1 comentario:

Ricardo dijo...

Gracias Jesús por la publicación de estos dos poemas que corresponden a mi primer libro "Tras la huella del tiempo".

Es un gran detalle por tu parte.

Un saludo