martes, 22 de marzo de 2011

Un poemita de los míos

Oh, tiempo ha que no cuelgo un versito de los míos. ¿Verdad? Pues después de un ratito de releer papeles viejos y tirar algunos sin pena alguna, encuentro lo que sigue, escrito el 26-06-2008: un verso suelto que no sé si alguna vez encajará en algún proyecto.

No recuerdo el día ni la circunstancia de este poema, pero sí que pensaba en la muerte y en la vida y que pensaba en Barbate, mi pueblo, y en su pinar y su breña bañada por el mar. ¿El mar?, la mar, que anda que no me he interiorizado.

Ah, y que dice Wikipedia que el pentasílabo es un verso apto para la expresión de sentimientos ligeros. Y que el romancillo expresa descripciones por lo general amorosas. Pues que me perdone la autoridad en cosas muertas que mi poesía viva sea un romancillo en pentasílabos de tema trágico y reflexivo sobre la vida y la muerte. Prrrrr, pedorreta y cuchufleta. La academia es la muerte: putrefactos, que dijo Lorca. Ay, Federico.

Sin excusas ni dilaciones, va.


El mundo es
Aunque no sea
Yo en el mundo
Piedra que rueda.

Cuando mi cuerpo
Cubra la tierra
Aún irá el viento
A la pineda
Y será fiel
Mar a roqueda.

¿Qué importa al mundo
quien en él sea?
Luego de uno
el mar, la arena.

4 comentarios:

Volia Nihil dijo...

Uno no importa, otro tampoco. Pero todos, atomizados o amasados, hacemos este mundo.

Jesús Malia Gandiaga dijo...

Tengo entendido que si abandonaramos Madrid (por ejemplo) en 10 o 15 años los árboles habrían retomado su espacio. A eso me refiero, Diego. Nosotros no pintamos nada, la especie más pretenciosa sobre la tierra, la que se precia de dominarla, ejerce un dominio que se sostiene sólo con su presencia. Qué poca autoridad. Qué poco pintamos. Afortunadamente. ¿No es consolador saber que se nos olvidará, que no quedará rastro de nuestras miserias? De acallar nuestros méritos ya se encargan nuestros enemigos en vida. Jajajaja.

Deme dijo...

Hola Jesús, yo creo que cuando tú te vayas, el mundo habrá perdido mucho, habrá perdido tu mirada ¿quién mira como tú ese trozo de mar del que hablas? ¿quién siente como tú ese viento que pasa?
Un abrazo. Deme

Jesús Malia Gandiaga dijo...

Jo, gracias Deme, qué bien me ha sentado. Y qué sopresa, no sabía que venías por aquí.
A ver si hay ocasión de que nos veamos. Un beso.