miércoles, 20 de abril de 2011

Hace apenas tres años, como quien dice ayer...

Gsús Bonilla me compartió algunos versos. Pues ahí van.

DE HUESO A PIEDRA

ocurre que me aprieta
el esternón a bocanadas,
ocurre a eso de la diez,

y pasa,
y pasa que tiene que pasar un desenlace,
haciendo de la piel una coraza.

que la carne de gallina
no me abriga,
que no hay una salida al alcance.

que llevo algo de vida a las espaldas,
que pesan mucho
ciertas cadenas,

que marca todo lo
que al fondo de los ojos se almacena

y ocurre que
se escapan los segundos,
y se escurre en el momento posterior
una
lágrima de condena,
de somera cobardía,
y algún trocito de hielo
derritiéndose con pena

ocurre que no soy yo cuando quisiera,
que me cambio de acera
y lo siento.

que cruzo sin mirar al cielo
y ocurre que me atropellan

y me atropellan cuando anochece.
y ocurre
que es el miedo que tengo
a dejar de ser de hueso

y empezar
a ser de piedra.

2 comentarios:

Antonio Díez dijo...

hey compañero! te enlazo y te sigo... gracias por tus observaciones de ayer... sobre este poema: tiene pinta de mejorar recitado en alto, muy bueno, me gusta... salud!

Jesús Malia Gandiaga dijo...

Hola Antonio: gracias por escribirme e interesarte en Poesía Abierta. Y mucho ánimo con tu poesía. Me hace ver que la vena social no está muerta, tú la buscas con ahínco y con acierto.
Cuando quieras particípame tus versos, que estaré encantado de leerlos.