miércoles, 13 de abril de 2011

Un par de poemas de Mar Benegas en su poemario 'Niña pluma, niña nadie'

a veces los niños
hacemos el amor
sobre una barra de pan
por debajo de la espalda
se extiende un campo
aunque no haya suelo
y sólo una hogaza nos sostenga
amasar sin ropa
las pieles que tiemblan
dedos, ojos y boca
se mezclan con las migas
levadura y agua tibia
fermentan despacio
en un rito alquímico de masticar
aquello recién horneado
es la metamorfosis del trigo
la que deja las manos manchadas:
harina y media medida de miedo
nos cogemos, nos sujetamos
el uno al otro
porque tememos caernos
por cualquiera de los bordes

_____________________________

los niños somos parecidos a las moscas
creemos en las ovejas y volamos sobre el polvo
pero no somos ovejas
ni polvo

los niños somos parecidos a un rumor
vamos haciendo ruido pero nadie nos ve

los niños y los peces somos ajenos
nuestra memoria es eterna para el dolor del mundo

-y sólo nos crecen branquias
en los tiempos de asfixia-

2 comentarios:

Mar Benegas dijo...

gracias jesús, por hacerme hueco en tu espacio...

Jesús Malia Gandiaga dijo...

De nada, Mar. Siempre con la poesía, y tú la tienes.