jueves, 24 de noviembre de 2011

Poemas de Lidia Fernández en el Taller de Poesía Abierta

Cuarto de baños

Es imposible escapar
de esta carne tierna
que empapa el espejo
o el ombligo doblado, reflejo
de una penetración fallida.

En mi boca ahora ríe
el sonido de la cisterna
que huele a otros cuerpos que pasan,
que leen poemas
bajo la ducha que llueve
una alcachofa vestida de limpio...

Sobre los estantes
una bolsa de aseo abandonada
tal vez más brochas y peines,
todo lo que sobra
cuando la ventana se abre.

El brillo de los azulejos
está preñado de imágenes
la mía, por las mañanas,
es un albornoz de recuerdos.

Mar

Entre las dunas y mis cejas
emergen blancas
flores salvajes.
Un barro de mar con gaviotas
Desnuda su tacto
en el interior nacarado
de una caracola.

No hay nada,
sólo las olas
que cantan un vacío
y la calma de lo inmenso
que derrama el latido del agua
en mis ojos.

Soy una niña sin sombrilla
y estoy sola al acecho del brillo.
Cuando el faro besa el final de la tarde,
las algas lloran su acero en la inmersión.

2 comentarios:

Lidia dijo...

Muchas gracias, Jesús.

Imagino que luego nos vemos en la presentación.

Un abrazo grande.

Jesús Malia Gandiaga dijo...

A ti, Lidia, por venir, y por los poemas, muy buenos. Finalmente no iré esta tarde a lo de nanoediciones. No estoy para fiestas.

Un beso.